Archivo para octubre, 2007

TU REINO

Posted in General on 28 octubre 2007 by cuestiondeego

Saltaron todos los sabores del mundo a mis pupilas gustativas. Yo no comía guindas pero me llamó la atención tu cara de poder al metértelas en la boca. Ese poder, que sólo tienen personajes de la alta aristocracia.
Al cuarto sorbo de mi insípido té supe que eras princesa, que el fruto de tu reino eran esas guindas. Y dejé que tus ojos me hablaran.
Poco a poco en ese viaje pupilar ví el vasto territorio que ocupaba tu reino, que tu poder no conocía fronteras. Y volviste a sacar al niño que se escondía bajo esa apariencia de hombre amigo de la mística oriental. Ese mismo niño que mataba dragones con su espada de madera.
Reíste. De entre la comisura de los labios salió el conejo de Alicia. Corría y corría tan deprisa que saltó de diente en diente sin que te dieras cuenta. Y continuaste riendo y esa gran carcajada me hizo pequeño, casi diminuto. Demostraste tu poder a dentelladas y el conejo te cogió de la mano y te llevo al agujero que te devolvería a tu reino.
Cada día en cada nueva posada pido guindas. Guindas verdes a ver si me llevan a tu reino. Pero no. No consigo acceder a ese reino. Ese reino que la magia y la sabiduría se entremezclan haciendo formar parte de un todo. A ver si el conejo de Alicia aparece y me lleva… O no…

VARICES

Posted in General on 24 octubre 2007 by cuestiondeego
A tí mi grillo

Decir un “te quiero” y como se prodigan las viejas palabras del amor entre la comisura de los labios. Lo nuestro (querida) se podría definir como un sentimiento ancestral que quema las entrañas. Esta profunda emoción crea heridas, cicatrices. Cada beso, cada mirada, se transforman en arañazos. Viejas llagas que no acaban de cerrarse de todo. Una canción, en un momento inadecuado, puede convertirse en la pústula supurante del resto de los días. Un olor, un sabor, hematomas del día a día. Estas viejas palabras impronunciables del amor, nuestro amor; se van acumulando en las vainas de las viejas balas que no disparo. Nadie las lee directamente, tu las lees entre líneas.Nuestro (amor) querida está lleno de varices. Litros y litros de sangre acumulada en las piernas, las sienes, los ojos, la vida, las costumbres. Cantidades ingentes de linfa que me cura. Este amor antiguo es el placebo que me cura. Una vieja medicina que me inyecto, tan solo al escuchar el sonido de tu voz, el rumor que causas al dormir, el breve espacio que nos deja tu respiración. Todos y cada uno de los días me cuestiono como el Dios de mi lluvia y el Señor de tu fuego pueden casar tan bien sin enfrentarse el uno con el otro. Y bailo sin cesar. Creo bajo mis pies danzas retenidas en la memoria de los tiempos y las comparto contigo. Nuestro (amor) querida se transforma en vacuna. Una higiénica cura que nos quema por dentro, que nos hace estremecer. Un aséptico remedio a todo mal. Eres como la fiebre que agota al niño pero le hace crecer. Tan solo con tu voz, esa voz; consigues que mis huesos y músculos se estiren buscando el infinito.Decir un “te quiero” y como se prodigan las viejas palabras del amor entre la comisura de los labios mientras saboreo la sangre reseca del amor, nuestro amor.

FREAK

Posted in General on 22 octubre 2007 by cuestiondeego

En ocasiones cuando el sopor se adueña de mí y vence el sueño, me echo sobre el sofá, no más de media hora, y en el periodo entre el adormecimiento y el REM comienzo a divagar. Hoy, a mediodía, antes de la cabezada habitual he hecho balance del pasado fin de semana.
El viernes acudí con un gran amigo y compañero de batallas al concierto de un gran maestro del flamenco que es El Lebrijano. Antes de la actuación entre bromas y risas, pudimos comprobar el grado de frikismo que poseemos los dos. Cada uno en su medida. Cada cual en todas y cada unas de las cosas por las que sigue y persigue adoración. En muchas coincidimos en otras no tanto, pero en definitiva descubrimos que pertenecemos a esa raza de raros como más de uno nos tilda. Si buscan en el diccionario el significado de friki verán que proviene del inglés freak, que es un término usado en el idioma español para referirse a la persona interesada u obsesionada al menos con un tema, afición o hobby en concreto. Y sí. Me considero un freak, adorador de tantas cosas que me dan placer, como pueden ser la buena mesa, el buen cine o la buena literatura. Soy un bicho raro, y orgulloso de serlo.
Me revuelvo en el sofá intentando encontrar una buena postura. Izquierda, centro, derecha, derecha, centro, izquierda… Mientras consigo acomodarme para echar la cabezada mi mente analiza los friquis más importantes de la historia. Einstein, Dalí, Lorca; y retornando en el tiempo me viene un nombre. DIOS. Sí, se podría considerar a Dios el primer freak de la historia. Yo me lo imagino como el personaje que vende comics en la serie Los Simpson. Gordo, con coleta y jugando a juegos. Títulos como Vietnam, Guántamo, Irak son de sobra conocidos, luego hay algunos un poco más fuertes, para mayores de dieciocho, que podrían ser inmolación, las cruzadas o Yihad el retorno. Visualizo a Dios descargándose juegos en su Mac y quedando los fines de semana con su amigo Luzbel para, mientras degustan unas pintas de cerveza, intercambiarse juegos y ver quién gana antes la partida.
Como un personaje del juego Los Sims logro dormir la siesta. No más de media hora. Espero que Dios ni me queme la casa, ni me borre las puertas y no pueda salir de aquí

PATRIA

Posted in General on 21 octubre 2007 by cuestiondeego

Persigo mi patria en sueños por las noches. El subconsciente me hace aproximarme a ella con cruel asiduidad. Me lleva a su terreno. Yo, atrapado en ese placentero momento, me dejo hacer. Me vienen cientos de imágenes. El chalet, el terreno, el césped, los pinos. Sí. Mi patria era un chalet situado en la Urbanización Pinar de Campoverde perteneciente al término municipal de Pilar de la Horadada, último pueblo de la Comunidad Valenciana. Mi patria se vendió hace tres años, ya nada mas se supo de ella. Quedó pasto del recuerdo que nos han quedado a cada uno. Los recuerdos, las emociones, las vivencias. Todos y cada uno de los fragmentos de vida que disfrutemos allí, eso es mi patria.
Todavía mantengo los recuerdos muy presentes de todo lo acontecido allí. Siendo aún muy niño pasaba largas temporadas del verano en ese territorio. Me parecía maravilloso la sensación de libertad que tenia. Aquel olor a tierra mojada. Los trinos de los pájaros. Todos y cada uno de de los instantes que pasaba allí eran maravillosos. Me encantaba descalzarme y sentir la hierba húmeda bajo mis pies. Y soñar meciéndome en la hamaca mientras miraba el horizonte. Algunos de esos tiernos sueños de infancia se han cumplido, prueba es, que de vez en cuando publico algún que otro artículo y estoy gestando el que va a ser mi segundo libro, el primero en solitario. Otras quimeras que juré perseguir, han resultado pasto de mis propias llamas. En esa época soñaba con ser reportero de guerra o corresponsal en países extraños y exóticos, pero ese espíritu aventurero quedó en aquellas novelas de Dumas que devoraba con devoción en las calurosas horas de la siesta. Tal vez algún día viaje, pero seré un mero turista. Un visitante más. El excursionista un millón que con su cámara va a hacer de las suyas, para luego hacerse el interesante con las amistades.
Retomo mis divagaciones patrióticas para llegar a la conclusión de que me he convertido en un apátrida. Un ser errante que realmente no encuentra su sitio, ya que tiene muy arraigada la emoción de su patria sentimental. Intento recapacitar. Me voy a mirarme al espejo y entre tanto enredo recuerdo una frase que le dice Federico Luppi a Juan Diego Botto en la maravillosa película Martin H.
“La nostalgia y todo eso es un Bálsamo. No se extraña un país. Se extraña el barrio en todo caso, pero también lo extrañas si te mudas a 10 cuadras. El que se siente patriota, el que cree que pertenece a un país es un tarado mental. La patria es un invento. Que tengo que ver yo con un tucumano o un salteño. Son tan ajenos a mi como un catalán o un portugués. Estadísticas. Números sin cara. Uno se siente parte de muy poca gente. Tu país son tus amigos y eso si se extraña”.

ELEGÍA

Posted in General on 18 octubre 2007 by cuestiondeego

Cierto es que tanto la vida como la poesía son una elegía constante. Un canto a la ausencia. Un big bang de emociones. El viaje mismo a la nostalgia. Todos y cada uno de nosotros estamos formados a base de recuerdos. Pedacitos de instantáneas de vida pasada. Congregamos cada parte de nuestra vida alrededor de una memoria individual o colectiva. Unos hechos pasados que nos han marcado desde nuestros ancestros.
Desde niño siempre me han atraído la muerte, la desaparición, el olvido. Recuerdo mi infancia observando fotografías. Un álbum tras otro donde se congregaba la vida. Días en la playa, el primer coche nuevo, la compra del chalet; todas y cada una de las situaciones recordadas. Ya vividas. Todavía, algunas tardes, me encanta acercarme a casa de mi abuela para volver a revisar aquellas viejas instantáneas. Meterme en mi vida de hace diez años, donde los problemas eran otros.
Es cierto que la gente muere. Que desaparecen físicamente. Que se van con esa mala puta de la Parca. Pero no todos son pasto del olvido. Todo muerto tiene su plañidera que le llora. Su viuda pendiente de que se le homenajee en el recuerdo. La encargada de preservar su esencia. Observo los retratos de mi abuelo con sumo y cuidado detalle. Miro sus ojos, sus manos, su sonrisa; todos y cada uno de los gestos, que aquel día brindó a la cámara. Me sonrío. Parece tan real. Como algunas tribus africanas y asiáticas soy de la opinión de que la fotografía nos roba el alma. Me parece tan fantástico que en un trozo de papel quede impreso parte de nuestras vidas, por eso pienso que quizás no sea real. Lo mejor de todo es que, si se cuidan, duran para siempre.
Con la fotografía se va viendo la evolución a la que nos somete la vida. El paso de la infancia a la madurez. De niño rubio y angelical a melenudo hippioso. Las modas, los grandes acontecimientos, las alegrías retratadas; todos los acontecimientos donde fui partícipe y que gracias al arte fotográfico no quedan pasto del olvido.
La vida, como he indicado al principio, es una elegía constante. Toda nuestra existencia la basamos en cantos a todo lo perdido. Tiernos recuerdos a lo pasado. Lamentaciones basadas en desapariciones y olvidos Un familiar, una posesión, un amor, el instante mismo de la felicidad. El ser humano basa la mayor parte de su vida en eso, en el recuerdo. Observa con nostalgia, lo que fue y lo pronto que pasó. Nunca saboreamos los buenos momentos como deberíamos. Dejamos la vida pasar ante nuestros ojos casi sin inmutarnos. Ejercemos nuestro espíritu llorón y desconsolado. Somos un Boabdil del siglo XXI. Siempre tenemos esa célebre frase en la mente “todo tiempo pasado fue mejor”, y no nos damos cuenta que el ahora es pasado a los cinco minutos de haber ocurrido.

DOS CUERPOS

Posted in General on 16 octubre 2007 by cuestiondeego

Dos cuerpos se unen y entrelazan entre suspiros. Ella grita Dios. El susurra amor entre jadeos. No hay cuaresma sin pasión, ni batalla sin heridas. Los dos tienen la certeza de que los mil besos que se han dado por todo el cuerpo pueden crear cicatrices. Violáceas cicatrices*. El sexo siempre ha sido una cruenta batalla sin trinchera. Sin uniforme. A cuerpo descubierto. El ruido de una llave le sobresalta a él. Llamémosle Ulises.
-Dios…
Alguien trás la puerta intenta meter su llave en la cerradura.
-¿Qué pasa?-Ella lo mira contrariada.
-Me voy
Ulises se pone el calzoncillo, coge su ropa y sale por el balcón.
-Menos mal que vive en un entresuelo.
Corre. En la carrera va poniéndose piezas de ropa. Cuando gira la cabeza ya esta bastante lejos pero sigue corriendo. Tras cruzar el puente que divide la ciudad en dos frena en seco.
-¡Coño! Si el marido soy yo.
* Verso del poema “cicatrices” del poemario “Celebración del milagro” Carlos Cebrián Editorial Celya año 2005

LUCIA

Posted in General on 14 octubre 2007 by cuestiondeego

Lucia desapareció de la vida de Gabriel una tarde del mes de Julio de hace tres años. Lucia se esfumo con el calor diciendo-Ha pasado algo fuerte, ya hablamos- No volvió a saber nada de ella. Gabriel cayó en un pozo. Un enorme hueco demasiado húmedo como para ser cómodo. Una terrible hendidura con atajo directo al infierno.
Las llamas lo devoraron. No volvió a ser el mismo. No se encontraba. No se veía en los espejos, ni en las puertas de las casas; incluso había desaparecido de los ojos de otras mujeres. Sentía una terrible sensación de soledad. No se explicaba que había pasado. ¡Qué habré hecho mal! Se repetía con desesperación. Como una letanía que declamaba un borracho. ¡Qué habré hecho mal!
Pasaron dos años hasta que pudo encontrarse a sí mismo. Su sonrisa, su risa, fueron apareciendo poco a poco, lentamente alrededor de su vida. Comenzó a verse en los ojos de otras mujeres, en los espejos y en los cristales de las puertas de las casas. Maquinó tretas para ser feliz. Buscó entre sus escombros alguna pieza. Algún símbolo de felicidad. Los encontró. Como el ave fénix comenzó a remontar el vuelo. Subió al infierno con tarjeta de salida. Comenzó una vida alrededor de un nuevo personaje. Nuevos trabajos, nuevas amistades; algún que otro acto amoroso. Todo lo esencial para ser un hombre nuevo. Un nuevo ser que se aproxima a la vida tras la muerte.
Ese extraño personaje, comenzó a cosechar éxitos. Le iba bien en el trabajo, en las relaciones y en todo lo que algún día había soñado junto a ella, pero que ella no vería. A veces se le presentaba en sueños. Lucia corría por la arena de una isla oscura, tan solo iluminada por la luna llena. Una enorme esfera blanca repleta de negras cicatrices. Gabriel la perseguía desnudo y acababan retozando en la arena. Pero no la oía. Tan sólo se escuchaba el sonido de un grillo aumentado al máximo. De pronto se despertaba sudoroso y por unos instantes podía ver la silueta de Lucía saliendo por la ventana, partiendo a algún lugar más etéreo. Hacían el amor como a ella le gustaba. Un poco doloroso y algo salvaje. Conteniendo la respiración y aguantando los gritos y jadeos. Clavándose las uñas como agujas en muñecos de Vudú. Era tan solo un sueño. Pero, ¡Parecía tan real!
Lucia reapareció en la vida de Gabriel una tarde del mes de Julio. Tocaron al timbre. Él esperando a otra persona, corrió desesperado a abrir la puerta. –Hola Tete soy yo- Se quedó de piedra. No supo reaccionar. Le dio dos besos, mas que nada, por compromiso y esperó respuestas. Las respuestas las pudo ver en los ojos de ella. No se reflejaba. Gabriel había desaparecido completamente.