DE DRAGONES Y PRINCESAS

A Mario Tormo con afecto.

Hay días en los que no debería levantarme, ya lo decía mi abuelo. O a lo mejor si. Levantarme disfrazarme de caballero y recitar las palabras mágicas como si fueran una letanía, “Hola; mi nombre es Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”. Y así blandir mi florete antes de hacer touché, para ver como el viejo dragón acaba muriendo a mis pies. Pero no. El dragón no muere, porque no existe. Se cansó de secuestrar princesas. Al igual que los príncipes nos hastiamos, de que el torreón cada vez sea más lejano e inaccesible. Y nos sentamos en la vieja piedra de Excalibur, para revivir la idílica historia.
Anuncios

2 comentarios to “DE DRAGONES Y PRINCESAS”

  1. Anonymous Says:

    ohhh como me gustó la princesa prometida!!!!!! ahhh besos cieloneus

  2. Rubén Says:

    Cada día te superas hermano. Un día te encontrarás cablagando en tu vida, y verás q esa torre está a tus pies y no es tan inaccesible. Un Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: