HE PERDIDO LA PARTIDA

Me confié, subestimé las fuerzas
de mi adversario. ¿Cómo no hacerlo?
Grande era cual fronda de destrucción, profundas

sus raíces invisibles; pero tamaño goce en la muerte

desafiaba la imaginación.

Los primeros intercambios de golpes

fueron casi un juego, un modo apenas hostil del conocimiento.

¿Queríamos estrangularnos o abrazarnos?

La situación parecía abierta y los momentos decisivos

aún por venir. No me daba cuenta

de que habían pasado ya y cada minuto perdido

redundaba en beneficio suyo

sumaba hierro y cieno a mi derrota.

Mi implacable adversario

economista del tiempo

feroz equilibrista de lo irreversible.

Estoy perdido.

La falta de imaginación me condenó.

Ya todo el tiempo restante se lo descuento a la muerte.

Genial poema de Jorge Riechmann
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: